Protección en el Hogar para las Personas con la Enfermedad de Alzheimer

Seguridad en caso de un desastre natural

Los desastres naturales se presentan en muchas formas y con diferentes grados de severidad. Éstos, rara vez dan aviso y requieren de una persona con buen juicio y habilidad para ejecutar los planes ya determinados en situaciones de crisis. Las personas con AD están en una gran desventaja. Sus dificultades de memoria y de razonamiento limitan severamente su capacidad de actuar adecuadamente en tales situaciones.

Es importante tener un plan de acción en caso de incendio, terremoto, inundación, tornado u otros desastres. Probablemente se apliquen medidas específicas de seguridad en la casa y se pueden requerir cambios en el ambiente. La Cruz Roja Americana es un excelente recurso para obtener información general de seguridad y guías de preparación para una planificación completa. Si habita en la casa una persona con AD, se deben observar las siguientes precauciones:

Conozca a sus vecinos e identifique a personas específicas que estarían dispuestas a ayudar durante una situación de crisis. Formule un plan de acción con ellos en caso de que la persona con AD quede desatendida en un caso de crisis.

Entregue a los vecinos una lista con los números de emergencia de quienes cuidan a la persona, los miembros de la familia y los recursos médicos esenciales donde acudir.

Informe a los vecinos de antemano acerca del impedimento específico de la persona, incluyendo su incapacidad de seguir instrucciones complejas, pérdida de memoria, deterioro del juicio, y probable desorientación y confusión. De ejemplos de algunas de las simples instrucciones con una sencilla indicación que la persona puede tal vez seguir.

  • Lleve a cabo simulacros de situaciones de emergencia con regularidad, de manera que todas las personas en la casa tengan una tarea específica. Tenga en cuenta que en el plan no puede esperar asignarle una responsabilidad a la persona con AD en una situación de crisis y que alguien debe asumir la responsabilidad fundamental de supervisar a la persona.
  • Siempre mantenga a mano una reserva para una semana extra que incluya artículos médicos y de higiene personal esenciales para el bienestar de la persona, tales como:
    • alimentos y agua
    • medicinas
    • prendas interiores para incontinencia
    • baterías para audífonos
    • gafas/lentes
  • Asegúrese de que la persona con AD utilice un brazalete de identificación que diga “pérdida de memoria” (“memory loss,” en inglés) en caso de que el o ella se pierda o se desoriente durante la crisis. Comuníquese con la oficina local de la Asociación de Alzheimer y registre a la persona en el programa Retorno Seguro.
  • Bajo ninguna circunstancia debe dejarse sola a una persona con AD después de un desastre natural. No cuente con que la persona se va a quedar en un sitio mientras usted sale a buscar ayuda. Proporcione apoyo y muchas palabras reconfortantes a la persona enferma.

¿Quien se encargaría de la persona con AD si algo le sucediese a usted?

Es importante tener un plan en caso de que usted sufra una enfermedad, incapacidad o en el caso de su muerte.

  • Consulte con un abogado con respecto a una “patria potestad” (poder legal) en vida, un poder autorizando
    a alguien para que decida por usted en lo referente a su salud y sus finanzas, y otros medios para estipular sus deseos si se enferma o muere.
  • Consulte con la familia y los amigos cercanos para decidir quien aceptará la responsabilidad de la persona con AD. También sería aconsejable que busque información acerca de su departamento local de tutela pública, el departamento de conservación de la salud mental, los servicios de protección a los adultos u otros servicios de asistencia social. Estas organizaciones pueden tener programas que le presten asistencia a la persona con AD en su ausencia.
  • Mantenga una libreta de notas para la persona que se ha hecho responsable y que va a asumir el cuidado. Dicha libreta debe contener la siguiente información:
    • Números de emergencia
    • Actuales problemas de comportamiento y posibles soluciones
    • Formas de calmar a la persona que padece de AD
    • Asistencia que requiere para ir al baño, alimentarse o vestirse
    • Actividades o alimentación preferidas
  • Visite instituciones en su comunidad que ofrecen residencia y cuidados, o estadía a corto y largo plazo, y escoja algunas posibilidades. Si la persona con AD ya no es capaz de vivir en la casa, a la persona responsable de ella le quedará más fácil cumplir los deseos suyos sobre el cuidado a largo plazo.

Conclusión

La seguridad de la casa tiene diversos aspectos. Este folleto se concentra en el ambiente físico y en inquietudes específicas de seguridad. Pero el ambiente de la casa también tiene que ver con las necesidades, sentimientos y estilos de vida de los ocupantes, de usted como persona que cuida de otra, de su familia y de quien padece de AD. La incapacidad afecta a todos los integrantes de la familia, y es crucial mantener su bienestar emocional y físico, además de un ambiente seguro.

Le animamos a que se asegure de tener momentos de tranqui-lidad, tiempo para salir, tiempo para participar en algo que usted disfrute. Proteja su propia salud emocional y física. Su oficina local de la Asociación de Alzheimer le puede ayudar con el apoyo y la información que necesita mientras enfoca su atención en estos importantes puntos de referencia en su lista de seguridad en el hogar. Usted es de mucho valor y en la medida en que acepta el compromiso de cuidar a una persona con AD, por favor es igualmente importante que se comprometa a cuidarse de si mismo.

Pages: 1 2 3 4 5 6